Seguidores

sábado, 23 de mayo de 2015

Francisco I y sus mensajes..


Francisco y el amor.


Francisco e Internet.


Francisco y la oración.


Francisco y la familia.



Y tengamos siempre presente su pedido de rezar por él.

miércoles, 13 de mayo de 2015

María Pentecostés.



María Pentecostés,
cuando la Iglesia aún era
pobre y libre
como el viento del Espíritu.
María de Pentecostés
cuando el fuego del Espíritu
era la ley de la Iglesia.
María de Penteostés
cuando los doce exibian
el poder del testimonio.
María de Pentecostés,
cuando era toda la Iglesia
Boca del Resucitado.


(Pedro Casaldáliga. Llena de Dios y tan nuestra)

jueves, 23 de abril de 2015

Catequesis bautismal.




Una noche, un judío se acercó a Jesús para hablar sobre Dios, Jesús le dijo que era necesario nacer de nuevo por medio del agua y el Espíritu. Y antes de subir al cielo, dijo a sus discípulos: “Vayan a todos los hombres y bautícenlos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. El que crea y se bautice se salvará”.



El Bautismo se realiza derramando agua sobre la cabeza y diciendo:
“Yo te bautizo en el nombre del Padre, y del hijo, y del Espíritu Santo”



En casos de urgencia, por peligro de muerte, cualquiera puede Bautizar a un niño o un adulto, derramando agua sobre su cabeza y diciendo: N.N. (el nombre) yo te bautizo en el nombre del padre, y del hijo, y del Espíritu Santo”. Si el bautizado se cura, se debe ir a la parroquia para completar el rito bautismal y anotarlo.
El bautismo se recibe una sola vez. No se puede repetir ni borrar, por eso decimos que imprime carácter indeleble.




martes, 14 de abril de 2015

El dolor.



San Juan Crisóstomo decía: “Cristiano que me escuchas, Jesús es la cabeza, nosotros somos sus miembros, ¿cómo puede ser que bajo una cabeza doliente y coronada de espinas, haya miembros que rehúyen el dolor, que se apartan de toda molestia, que son incapaces de compartir el sufrimiento de Cristo?” Estas reflexiones te iluminen y fortalezcan.
Enviado por el P. Natalio


El dolor no nos gusta, para que mentir, no hace sentir mal. Al hablar de dolor, pienso no sólo en lo físico; pienso en las tragedias que nos acosan. Intentamos evitarlas, pero aparecen de pronto cambiando nuestra vida. Allí es cuando nos damos cuenta que no podemos solos frente a la adversidad, lo necesitamos a Él para sobrevivir y dar consuelo a los que nos rodean. Sólo en Jesús está la fuerza.
Rosa

sábado, 4 de abril de 2015

Cristo Vive



La Resurrección es una verdad fundamental del cristianismo. Cristo verdaderamente resucitó por el poder de Dios. No se trata de un fantasma, ni una mera fuerza de energía, ni de un cuerpo revivido como el de Lázaro que volvió a morir. La presencia de Jesús resucitado no se trata de alucinaciones por parte de los Apóstoles.
Cuando decimos "Cristo vive" no estamos usando una manera de hablar, como piensan algunos, para decir que vive solo en nuestro recuerdo. La cruz, muerte y resurrección de Cristo son hechos históricos que sacudieron el mundo de su época y transformaron la historia de todos los siglos. Cristo vive para siempre con el mismo cuerpo con que murió, pero este ha sido transformado y glorificado (Cf. Cor.15:20, 35-45) de manera que goza de un nuevo orden de vida como jamás vivió un ser humano.
Aciprensa.



¡¡FELICES PASCUAS DE RESURRECCIÓN!!

jueves, 2 de abril de 2015

Soneto a Jesús.


Soneto a Jesús Crucificado.
Anónimo del siglo XVI


No me mueve, mi Dios, para quererte

el cielo que me tienes prometido,

ni me mueve el infierno tan temido

para dejar por eso de ofenderte.


¡Tú me mueves, Señor!  Muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido;
muéveme ver tu cuerpo tan herido;
muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muévenme en fin, tu amor, y en tal manera
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.



martes, 24 de marzo de 2015

Via Crucis

Via Crucis significa camino de la cruz.

Recorrerlo cada viernes de la Santa Cuaresma, es adentrarnos al padecimiento de Nuestro Señor, es vivir con él, aunque sea con el pensamiento su momento más doloroso.

La costumbre de rezarlo comenzó posiblemente en Jerusalén, ciertos lugares de la vía dolorosa se señalaban y se recordaba con oraciones el momento del paso de Jesús.

Catorce son las estaciones que recuerdan el camino al Golgota, es una de las oraciones más piadosas  al Señor. Reconocida por la Iglesia como sanadora y generadora de indulgencias.



Amado Jesús mío,
Por mí vas a la muerte,
Quiero seguir tu suerte,
Muriendo por tu amor;
Perdón y gracia imploro,
Transido de dolor.


anonimo