Seguidores

domingo, 19 de junio de 2011

"Ser ricos por lo que damos"








Algunos sólo sabemos recibir y apropiarnos-asumir la vida, la creación, las personas, un bocado de pan; y hay otros que dan gracias y bendicen por todo, incluso por las migajas que sobran, que son sagradas y hay que custodiar. El hombre que conoce a Jesús, aprende a dar. Porque la vida es como la respiración, no se puede retener (acumular sin compartir te ahoga).


Entonces, recibe, agradece, dona.


A Jesús no le interesa lo que tenemos; le importa lo que damos. En el Reino de Dios lo que cuenta no es lo que se tiene. Solo importa lo que se da.


"Es inolvidable el sabor del pan que se comparte"


Vivimos de pan, pero sobre todos nos satisface el pan del amor, el pan del encuentro. El pan de la vida que nos da Jesus que nos susurra: "Tú me importas, yo quiero que vivas..." es el pan de la Eucaristía. El pan de la entrega de Jesús y que a quien lo recibe lo fortalece a darse y lo despreocupa del tener.


Ayer viví esta experiencia y quise compartirla con ustedes.





Paz y bien. Isabel

9 comentarios:

  1. El que conoce al Señor le agradece, le alaba, le reverencia, le sirve y ante todo le ama con todas las debilidades que posea.

    Gracias por esta entrada que comparte con nosotros.

    Besos y feliz día de la Santísima Trinidad.

    ResponderEliminar
  2. Nada de lo que tenemos es nuestro ni nada nos llevaremos, saber ser agradecidos es un regalo del cielo.
    Los que me conocen ya no dicen nada, otros piensan que mi cerebro no va bien, por que le escribo, y le canto le hablo, no importa a que hora sea, en voz "baja" si no estoy sola.
    Hace mucho tiempo que me agarre fuerte a mi AMADO, y nunca me ha dejado de la mano.
    Gracias por estas hermosas letras.
    Un abrazo.
    Ambar.
    PARA TI
    Parezco un loro de feria
    Pero no me dá vergüenza
    Pues hablo contigo siempre
    Por que eso me da fuerza

    A mí, me sostienes TÚ
    A todos te has extendido
    A tiempo llega tu ayuda
    A todos tu amor querido

    Rara vez te olvidamos
    Reimos también lloramos
    Regocijo es para Ti
    Recibirnos en tus brazos

    A que fin, desesperamos?
    Aquel, que su vida da
    A justos y a pecadores
    A todos nos ama igual

    Tú, eres mi fiel amigo
    Tú, que siempre estas conmigo
    Tú, luz de mi amor escondido
    Tú, mi dueño siempre has sido

    Imagino que sería
    Ir, errante por la vida
    Infierno me quemaría
    Infinita Gloría mía eres, Tú

    Ambar 29 / 12 / 1994

    ResponderEliminar
  3. Gracias por compartir tu experiencia, verdaderamente el gozo esta en dar y no en recibir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por pasarte por mi blog.

    Un fuerte abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
  5. en este mundo todo es compartido, hasta el aire que respiramos, por que nos cuesta tanto a algunos compartir la materia? a mi me sucede...
    dejo mi abrazo para ti querida amiga

    ResponderEliminar
  6. Hola Isabel, me ha costado un poco encontrarte, pues no dejaste datos en tu perfil, pero ya te hallé y me hace feliz.
    Gracias por compartir tus experiencias y quedarte a mi lado.
    CON TERNURA
    SOR.cCECILIA

    ResponderEliminar
  7. Cierto es, todo lo tenemos para disfrutarlo Él no lo ha puesto a nuestro alcance, pero nada es nuestro ni nos pertenece, ha aquí la infelicidad que abunda por el mundo por falta de esa insatisfacción incomprendida.

    Se necesita tan poquito para ser feliz está viviendo dentro de nosotros...Somos los poseedores de la llave de nuestros propios sentimientos...

    Gracias Isabel por déjanos estas lecciones de amor y vida en este rincón del alma, tú espacio!!

    Un abrazo de ilusiones y afectos compartidas.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  8. Muy bonita entrada, debemos de compartir más de lo que hacemos, si compartiéramos, todo sería mejor... Saludos.

    ResponderEliminar

  9. La vida tiene un trayecto corto, por eso es importante romper las reglas y tomar la iniciativa...

    En perdonar y olvidar a los que han dañado, sin guardar rencor, ser sinceros con nosotros mismos y con los demás, reír a mandíbula abierta y nunca, nunca, olvidarse de ser feliz y así vamos forjando un mañana más transparente.

    Al menos lo intento, y deseo que seas feliz hoy, el resto de semana y siempre!!

    Te aprecia

    María del Carmen

    ResponderEliminar