Seguidores

viernes, 15 de julio de 2011

Carlos de Dios Murias.




En Argentina vivimos años oscuros, donde la Iglesia fue maltratada y criticada, diciendo que ella vivía alejada de la realidad. Sin embargo, durante ese régimen de violencia que sucedió desde 1974 a 1982, muchos sacerdotes dieron su vida por el Evangelio y los pobres.
Nombraré a uno de ellos, en homenaje de todos los que cayeron mártires de nuestra Iglesia Católica: Fray Carlos de Dios Murias.

Trabajó por el Evangelio en la Parroquia De la Inmaculada Concepción, de José León Suárez, Buenos Aires, junto a los padres Franciscanos. Pero su afán de servir a Cristo lo llevó junto a los más necesitados.
Llegó a La Rioja, provincia del norte Argentino, específicamente a una zona llamada El Chamical, con la ilusión de unirse a Monseñor Angelelli y colaborar en su tarea de hacer conocer el Evangelio.
En esos tiempos violentos, La Rioja era un incendio. Grandes terratenientes protegidos por el poder de turno abusaban del obraje, los sacerdotes los contenían.
Comenzaron las amenazas.
El clero riojano había escrito poco tiempo antes a monseñor Zaspe: “Nuestra situación se torna cada vez más asfixiante y difícil; nuestra actividad pastoral es tildada de marxista y subversiva... Presentan a La Rioja como aguantadero de la guerrilla y a Angelelli como cabecilla principal.”

El 18 de julio de 1976 fueron secuestrados dos sacerdotes del Chamical, el P. Gabriel Longueville y Fray Carlos de Dios Murias. El 20 a la tarde, una cuadrilla de obreros ferroviarios encontró los cadáveres de ambos sacerdotes, a unos 5 kms de Chamical hacia el sur, acribillados a balazos, maniatados y con evidentes signos de haber sido torturados. Acallaron sus voces, pero no lograron hacer desaparecer su ejemplo.
Fray Carlos nació el 10 de octubre de 1945 en Córdoba, que es la segunda ciudad en importancia de la República Argentina y fue asesinado el 18 de julio de 1976 en Chamical, prov. de La rioja.
Las acciones de los sacerdotes en bien de los más humildes y una frase del P. Carlos, desataron la furia de los militares: "Mas vale morir joven por el Evangelio, que llegar a viejo sin haber hecho nada"
Fray Carlos y el Padre Longueville, son mártires de la Iglesia Católica y un ejemplo de vida por el Evangelio.
Descansen en paz, amen.


Rosa

13 comentarios:

  1. Buenas tardes:
    Y Cristo está entre estos sacerdotes, que mueren, que predican, que luchas por los pobres, los desvalidos, los enfermos, los ancianos.
    Así veo ya la manifestación de Cristo en la tierra.
    Estos misioneros, y monjitas que tantos y tantas hay y no son noticia.
    Gracias por compartir esta información.
    Desde Valencia un abrazo en Cristo, Montserrat

    ResponderEliminar
  2. Gracias por este post.
    Que en Paz descansen todos los sacerdotes mártires sólo por predicar el Evangelio.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Mi oración por ellos y por todos los cristianos perseguidos aún en nuestros días.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hay tantos sacerdotes, monjas,seglares mártires solo por predicar el Evangelio y hacer el bien en el mundo.
    Que descansen en paz.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Rosa por este compartir me invita a pedirle al señor que nos revista de ÉL para dar testimonio de ÉL con nuestra vida en medio del mundo que seamos evangelios vivientes unidas en oración y un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  6. Gracias por dar a conocer a esos sacerdotes que se jugaron y se juegan por los humildes.

    ResponderEliminar
  7. ¡Gracias por este regalo que desconocía!Ello me ayuda y me da más coraje para entregar mi vida
    totalmente por Cristo.
    En esta entrega está la verdadera felicidad.
    Un abrazo Rosa.¡Mil gracias!
    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a DIOS y a ti Rosa por compatrir vida y darno de ese DIOS que llevas escondido y que habita en ti muy unidas en oración y un abrazo

    ResponderEliminar

  9. Es saludable dejarse llevar perdiéndose en el propio "yo" interior, para que el instinto del intelecto se deje conducir donde el corazón disponga... Y así sentirse más gusto con uno mismo y con los que nos rodean.

    Un placer leer tus textos que llenan e inspiran los sentimientos...

    Te entrego un brazo de estelas de colores donde reposa todo el cariño que en este momento tengo reservado para ti.

    María del Carmen

    PD/Que en paz descansen sus almas.

    ResponderEliminar
  10. recuerdo la tristeza de esos días, aqui en córdoba aun vive mi gran amigo el padre vasco Igarzabal, discípulo del vasco Angelelli, tal es que aun hoy está el barrio Angelelli, bautizado así en honor de su amigo y hermano en Cristo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Isabel y Rosa me gustaria mucho que pasen por www.perlitasdeamor.blogspot.com, a retirar un regalo para mis amig@s blogueros. Con mucho amor.
    Besotes.

    ResponderEliminar

  12. La amistad tiene la asombrosa capacidad de hacer que las alegrías se crezcan y las penas se diluyan...

    Hoy es el día del amigo, y entre todos vamos poblando con hojas de amistad el universo de árboles de vida.

    Siendo tus hojas el aporte fundamental de vida para mi, hoy te dice mi alma cantando!!

    ¡¡Feliz día de la amistad amig@!!

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  13. Me invade un sentimiento de profunda admiración hacia este joven sacerdote quien en aras de conocer al verdadero Dios de la vida se inmolo en plena juventud, desde el Perú mi querido hermano nosotros los Murias oraremos por tu pronta santificación. Bendícenos padre CARLOS

    ResponderEliminar