Seguidores

viernes, 24 de julio de 2015

Una catequesis especial.




Un encuentro de catequesis con chicos de la calle, suele ser difícil. En ciertos  momentos, la alegría y el desorden  ganan la situación.
Al no tener contención en sus casas ni conocimiento  sobre lo que está bien o mal, desconocen el respeto a la palabra de Dios y se hace complicado hablar con ellos.  Muchas veces llegan a un hogar de día, sin haber escuchado nunca la palabra; Cristo. Son tierra sin arar, vírgenes de Dios y cargando en sus mochilas; castigos, maltrato y peores dramas. Durante algunos años fui catequista en un hogar de día, se llama así a un centro que recibe a los niños y adolescentes y los atienden como si fuese un hogar.

Una mañana me sucedió una anécdota que aún hoy a pesar del tiempo  me hace sonreír.
Les pido que habiendo leído la situación del grupo,  imaginen a una catequista, frente a quince chicos adolescentes. Con un ayudante de diecisiete y con el mismo origen; la calle.

“Habíamos comenzado el encuentro de catequesis y no lograba controlarlos, se movían, hablaban, otros gritaban. Pedí varias veces silencio, imposible. Al fin, cansada, me paré frente a ellos, sin decir  palabra, los miraba. Algunos entendieron el mensaje, otros continuaron con el alboroto.
El ayudante, Matías, grito: ¡¡Cállense la boca!!  y agregó  unas palabrotas  imposible de transmitir aquí.
Se hizo silencio.
Yo,  horrorizada miré a Matías y le dije:
—¡Matías, esa no es forma de hablar…!
—Rosa esa es la única forma que entienden, mire, todos en silencio…
Era cierto, las palabrotas  los había calmado.
—Es el  idioma que entienden —dijo Matías— el que hablan en sus casas”.

Recordé a Jesús enojado con los mercaderes del templo y pensé que a veces es necesario hacerse oír. Y aunque parezca extraño, desde ese día aprendieron a guardar silencio, no tuve necesidad de volver a enojarme, si hablaban demasiado, les preguntaba en tono de broma:
—¿Llamo a Matías para que los haga callar?

—¡Noooooo…! —era la respuesta.

7 comentarios:

  1. Tienes razón, que se haga el silencio para poder escuchar no siempre es fácil en este estruendoso mundo, y muchas veces no enojarse pero sí hacerse oír.
    Al menos dio buen resultado.
    Hoy es Santa Ana y San Joaquim, que tengas un maravilloso fin de semana.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  2. Ante situaciones que debemos controlar irnos de los carriles es necesario, lo mismo pasa en casa, decimos que no hay que levantar la voz para educar a nuestros hijos, pero quién no perdió los estribos y pegó el grito? Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Fui catequista durante 15 años de niñ@s, adolescentes y jóvenes de familias normalitas del pueblo y tengo que decir que daban una guerra impresionante y no me tenían ningún respeto y eso que yo procuraba darme a respetar y a la misma vez hacerles actividades extra fuera de la catequesis para entretenerlos, llegó el momento en que ya no pude más pues cada año venían más guerreros y menos interesados en la catequesis aunque si se interesaban en las actividades extra y dejé paso a otros catequistas más jóvenes, al principio me daba la impresión de que me faltaba algo pero llegué a acostumbrarme y mi sistema nervioso salió ganando. Besicos

    ResponderEliminar
  4. Leerte reconforta el alma
    Seres como tu que se saben darse son los necesarios en la tierra
    Cariños

    ResponderEliminar
  5. Que dificil es educar en estos tiempos.
    Te sigo.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Nunca me esqueço daquele que trás no coração
    carinho amor e respeito um bem querer.
    Como é bom poder contar com sua amizade,
    como é bom ter esperança mesmo ,
    quando imaginamos estar sozinhos.
    Sem duvidas não é verdade tenho sua amizade,
    fidelidade e o amor incondicional de Deus.
    Deixo um abraço com muito carinho
    Beijos no seu doce coração.
    Evanir S Garcia.

    ResponderEliminar
  7. Hola Rosa.

    Curiosa experiencia, y simpática, que vendría a demostrar que "romper" las reglas establecidas no soló es natural sino conveniente. Pues a cada uno hay que hablarle, si nos queremos hacer entender, en el lenguaje que conoce.

    Conocedor de la vida y enseñanzas de Jesús, Francisco de Assis, la Biblia y demás, he de reconocer que no doy a la iglesia mayor relevancia que una institución humana más. Respetable y querida, en lo que tiene de los miembros a los que conozco.

    Añado estos datos pues si bien quería saludarte por haberte encontrado, y leído, en blogs amigos, sé que esta faceta mía marcará el devenir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar