Seguidores

jueves, 31 de marzo de 2016

La vida venció a la muerte.





Trascienden las palabras,
maravilloso instante,
manifestación única,
misterio glorioso.
La vida venció a la muerte,
 eres la vida,
Señor resucitado.
imagino el perfume
de aquel domingo de Pascua,
el que dejo tu cuerpo
en la tumba vacía.
Iluminaste la muerte,
elevaste la vida
con la fuerza del amor,
como lo hiciste con tus discípulos,
para alcanzar la esperanza
y con ella descubrir
una nueva alianza.

9 comentarios:

  1. La primavera y la resurrección están a la par, Rosa...Es momento de renovación, de llenarnos de fé y esperanza. La naturaleza festeja la llegada de la estación y Cristo nos abre las puertas de la VIDA...
    Mi abrazo y mi cariño, amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  2. Precioso tu poema......" imagino el perfume
    de aquel domingo de Pascua" pues sí, yo también lo imagino.Besicos

    ResponderEliminar
  3. Bonitas palabras estas: (imagino el perfume de aquel domingo de Pascua, el que dejo tu cuerpo en la tumba vacía).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡para que hagamos como El en nuestras propias vidas! ¡gracias Rosa!

    ResponderEliminar
  5. ¡¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN !! ALELUYA !!
    UN ABRAZO GRANDE.¡GRACIAS !

    ResponderEliminar
  6. Bellos pensamientos, Rosa, hechos poesía. Y es que nuestro Dios inspira los más bellos sentimientos y su Espíritu Santo sopla creativamente sobre todos los que queremos amarle y servirle. Un abrazo pascual para ti.

    ResponderEliminar
  7. Bonito poema Rosa, y aunque llego tarde, os deseo una feliz Pascua de Resurrección
    Un gran abrazo
    Sor. Cecilia

    ResponderEliminar
  8. Y lo más relevante es que El se apareció o se reveló a una mujer
    quien sería tan importante testimonio del amor de Dios para toda la vida.

    ResponderEliminar